Oscuridad-en-la-luzMe atraen las historias breves, los relatos, los cuentos. Motivo más que suficiente para haberme acercado a Oscuridad en la luz, de Juan Carlos Fernández León, editado por Verbum. Que haya sido la obra ganadora del IV Premio Internacional de Cuentos Juan Ruiz de Torres, le ha aportado un aderezo más a ese interés. Descubrir entre los catorce cuentos algunos de tres o cuatro páginas, me ha encantado.

Porque soy fiel al espíritu de que menos es más en literatura (y en otras áreas, por cierto). Y aunque algunos relatos de Oscuridad en la luz se extienden un poco más, creo que todos transitan en esa economía del lenguaje que alabo. Quizás se deba además a que Fernández León es licenciado en Filología Hispánica. Las palabras cuentan, narran, describen y, en estas catorce historias susurran acerca de la luz y sus entrañas. O quizás, al contrario. Como el silencio que precede a la tormenta o la noche al alba, aquí yacen dragones. Cierto, he usado una expresión antigua de las cartas de navegación, pues Fernández León nos invita a viajar al océano de la luz, a su fosa interior, abisal, donde duerme lo fosco, lo temido. Los personajes de este libro bucean en sí mismos o en situaciones que a priori pueden parecer calmas, soleadas. Pero no. Lo corrobora esa lluvia de sapos en Lluvia, ese escarabajo inquieto en El escarabajo o ese secreto familiar en La cadena trófica, por mencionar tres ejemplos.

Quedan los demás, hasta las catorce narraciones donde la luz y su ausencia, metafóricamente hablando, se dan la manos, se persiguen, se devoran como ese lobo Sköll y Hati en sus respectivas persecuciones en la mitología nórdica. Y me he permitido la licencia de traer a estos animales, hermanos, aun mitológicos, porque Fernández León también nos acerca a criaturas telúricas en algunas de sus historias. Esos sapos, esas hormigas, ese escarabajo, esos gatos… y esos seres humanos que en alguna ocasión puede que abandonen la racionalidad que no afama.

Oscuridad en la luz me ha gustado por lo que se lee, por su lenguaje, pero también por lo que se calla, por esa punta del iceberg a lo Hemingway*, aunque sospecho que Fernández León es más de Robert Luis Stevenson. Hágase la luz y con ella la que nos ilumine al pasar las páginas de este libro desde ¿Quién no conoce a Kurt Cobain? a La cadena trófica.

 

Juan Carlos Fernández León (Madrid, 1970). Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense. Es escritor, docente y colaborador de medios literarios como Eñe o Cuadernos del Matemático. Autor de los libros de relatos De sótanos y azoteas (Castalia, 2010, Premio Tiflos) y Los interiores de la tortuga (Ápeiron, 2022). Ha obtenido algunos premios literarios en el género del relato, entre los que destacan el Miguel de Unamuno, el Premio de la Asociación de la Prensa de Ávila, el Premio Relato Fantástico de la Universidad del País Vasco o el Camilo José Cela de Padrón.

Oscuridad en la luz. Juan Carlos Fernández León. Editorial Verbum.

Te puede interesar:

Cuentos eróticos árabes antiguos. Abdul Hadi Sadoun (Ed.)

Cuentos. Thomas Wolfe

(*) Este mes de julio se conmemora tanto el nacimiento como el fallecimiento del escritor norteamericano.

http://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2024/07/Oscuridad-en-la-luz.jpghttp://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2024/07/Oscuridad-en-la-luz-290x290.jpgGinés J. VeraLiteraturaJuan Carlos Fernández,Libros,Oscuridad en la luz,Relatos,reseñas,Verbum
Me atraen las historias breves, los relatos, los cuentos. Motivo más que suficiente para haberme acercado a Oscuridad en la luz, de Juan Carlos Fernández León, editado por Verbum. Que haya sido la obra ganadora del IV Premio Internacional de Cuentos Juan Ruiz de Torres, le ha aportado un...