elsso
Margen izquierda de la ría de Bilbao, “Left Coast”. La música es cada vez más “fast food”, Youtube y el hype son más importantes que la calidad, pero todavía hay reductos y artistas que siguen su ritmo vital, el clásico modo de trabajar las cosas, con tiempo. Del norte vienen buenas nuevas.

Actualmente el fenómeno “trap” domina la escena, habiendo saltado las barreras impuestas desde el hip hop para elevarse a los altares de las listas generales, a imagen y semejanza de lo que ocurre en el resto del globo, ya hablemos de USA, Francia o Japón. No hay problema, soy oyente activo de artistas de dicha nueva escena y estoy abierto a esas referencias, pero añoro ese rap underground que a mi llena desde siempre, con lo cual no puedo sino alegrarme cuando aparece un nuevo maxi como éste, y más si viene con la promesa de un nuevo trabajo en 2017.

El lanzamiento de “Feelmatic” conjuntamente con Zar1, allá por finales de 2013, fue un hito para muchos, un trabajo exquisito tanto a nivel de barras como de producciones, pero un poco corto al constar únicamente de 6 tracks. Desde entonces, poco más que algún freestyle y su canción (videoclip incluido) para el “Mellow mood” de Ochoa, que servía para alimentar aún más la expectación de sus incondicionales, ese “Mírales, felices” que demostraba además que seguía en forma, y su particular estilo se acentuaba con esa desenfadada madurez del granuja maduro, más relajado, que las ha visto venir de todas las formas y colores.

 

El pasado 17 de septiembre aparecieron 2 canciones que han aliviado nuestras ansias, su más pura escuela: estilo introspectivo, reflejo del decadente entorno y rimas ácidas que suponen un espejo de lo que su mirada capta en su alrededor, empezando por ese universo que supone el artista en sí mismo. Vuelven los relatos del perdedor orgulloso, ese que saca fuerzas de flaqueza para seguir participando en ese juego vital donde siempre parece quedarse “a 2 palmos de narices“, pero nunca se rendirá porque es su espíritu el que le empuja a seguir adelante. Ha aprendido demasiado de las épocas donde desnudaba su alma sucia, los momentos de “Baladas heavys“, y ahora es todo más calmado, como el mismo reconoce en sus últimas entrevistas, “estoy enmendando mis errores“.

Las 2 canciones por sí mismas, adentran al oyente rápidamente al universo de El$$o, aún con 2 productores de estilos tan diferenciados como Edu Omega y Uve. Con el primero y esa instrumental futurista y envolvente (directamente desde Urano) se marca “Crónicas de mártires“, simplemente las historias de los olvidados, los que muchos dan de lado, parias que no pasaran a la historia pero no por ello tienen menos brillo o importancia, gentes que abundan en todos los barrios del globo, en el tuyo o en el mío. Por otro lado, en “… y poco más” Dj Uve fabrica una de sus bases con aroma a clásico, a sampleo y vinilo rasgado, olor a cubetas, elegancia donde el bilbaíno fluye mostrando su orgullo y la singular critica de un outsider que se mantiene fuera de todo el ruido, esa sobredosis de información y pose que quizás lleva a la despersonalización del individuo.

y-poco-mas

“Si te preguntas que pinta un dandy en medio de una guerra,

escribo el manual de amar en tierra de macarras.

Si viejos rockers en la izquierda bendicen mis barras,

y sangre joven en la izquierda analiza mis barras.”

Todo el trabajo ha sido mezclado en Long Kisses Studio por Vic Vega.

https://elssorodriguez.bandcamp.com/

http://www.lobolab.es/maxi-elsso-rodriguez-edu-omega-dj-uve/

http://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2016/09/elsso.jpghttp://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2016/09/elsso-290x290.jpgMarco AceitunoMúsicaBilbao,Dj Uve,Edu Omega,Elsso Rodriguez,Hip hop,Left Coast Gang,Rap
Margen izquierda de la ría de Bilbao, 'Left Coast'. La música es cada vez más 'fast food', Youtube y el hype son más importantes que la calidad, pero todavía hay reductos y artistas que siguen su ritmo vital, el clásico modo de trabajar las cosas, con tiempo. Del norte...