La joven compañía Los Anacolutos creada en 2008, formada por Isaac Torres (Murcia),Tanya Beyeler (Lugano,Suiza) y Gloria March (Valencia) presentan su segundo trabajo “Las Ausencia”. La pieza se expone como una prueba de resistencia, para la interprete y los espectadores. La entrega y el rigor son las armas posibles para enfrentar la provocación de un discurso fragmentado y falto de una lógica evidente. Se presenta en escena una situación para rescatar retales de un sujeto contra la masa viscosa de su ausencia.Las ausencias son realidades silenciosas, escondidas detrás de rostros, de objetos, de palabras y de lugares. El tiempo las inyecta en momentos inesperados y desdibuja con un solo golpe, la ilusión de una verdad impermeable al exterior. Una y otra vez. Ausencias diversas que obligan a contemplar su fuerza incontestable. Donde quiera que se mire, resuena la voz de estas ausencias avanzando en su plan de colonización. Una visión muy particular del ser mujer y lo que ello conlleva hoy en día.

Los Anacolutos han estado en diferentes escenarios del panorama teatral más contemporáneo,entre ellos Teatro de Los Manantiales en Valencia, la sala Kalian en Bilbao y festivales como el Hormonado el festival ACT 2010 de Bilbao y en la Noche Scratxe de Vitoria,con éxito de crítica y público. Formaron parte del Encuentro internacional de jóvenes artistas en Belgrado organizado por el colectivo holandés Stiching Nieuwe Helden.

Colaboran estrechamente con compañías como La Veronal, Los Manantiales o Sleepwalker Collective con los que se van de gira en junio por Inglaterra con su primer trabajo Small Café dentro del programa “New Spanish Performance” con el apoyo de Factoría de Fuegos.

Los Anacolutos presentan “Las Ausencia”, del 24 de febrero al 6 de marzo en la Sala Mirador de Madrid (C/ Doctor Fourquet, 31).

lagonzoEscena
La joven compañía Los Anacolutos creada en 2008, formada por Isaac Torres (Murcia),Tanya Beyeler (Lugano,Suiza) y Gloria March (Valencia) presentan su segundo trabajo 'Las Ausencia'. La pieza se expone como una prueba de resistencia, para la interprete y los espectadores. La entrega y el rigor son las armas posibles...