El ambiente siempre está de gala @Bernd Schönberger

¿Qué se puede esperar de un ecléctico Berlín dónde encontramos diferentes estilos arquitectónicos arropando esta inmensa ciudad?

Cuando uno viene a Berlín como turista se suele ir de la capital con un sabor agridulce en los labios. Berlín encierra todo y mucho al mismo tiempo, y nos arropa con edificios inmensos, anchas calles, y una multitud de fábricas abandonadas restauradas para el ocio y al uso de sus jóvenes. Fernsehen Tür, nos observa desde sus 368 metros de altura, y caprichosa la gusta ver y ser vista desde casi todo los puntos del extenso territorio. Celosa de ella la Columna de la victoria se impone rodeada de un extenso parque llamado Tiergarten. La rectitud alemana se palma en sus cuadriculadas calles, extensas avenidas, y austera decoración, quizás una sensación fría y poco acogedora si se compara con otras ciudades del centro de Europa.

Mi pregunta es ¿podemos todavía encontrar un lugar que a golpe de vista de un flashback nos transporte a esos años de gloria y disfrute que gozaron varias de las grandes capitales del antiguo continente europeo? .¿Un lugar que nos deje saborear ese Berlín artístico y diverso, un lugar que nos deje ver el esqueleto viviente de aquel Berlín previo a las devastadoras guerras mundiales?Casualmente, en una de mis primeros tours cuando sin ser tu turista, compartí un día con ellos, y descubrí uno de los lugares más clásicos, variopintos y personales que he encontrado en mis dos años de estancia.

En uno de los barrios más conocidos, Mitte y entre galerías de arte y cafés nos topamos con la calle Augustrasse 24. No os impresionéis si el paisaje que os encontráis alrededor es algo distinto. Un camino adornado con bombillas amarillas ilumina la entrada, de frente un señor edificio, y digo señor porque merecido tiene el título ya que sobrevivió a la I Guerra y II Guerra Mundial, y fue el pasado 13 de Septiembre, cuando el restaurante y sala de baile abrió sus puertas por primera vez y cumplió un centenario.

El patio de luces nos da la bienvenida @Bernd Schönberger

 

El Clärchens Ballhaus nos da la bienvenida con un letrero azul cielo y en grandes letras rojas y blancas se presenta antes nosotros con la autoridad con el que se le caracteriza, pero a su vez amable deja las puertas abiertas para invitarnos a entrar. Cuando uno cruza la pesada puerta roja, debe de frotarse antes los ojos para estar seguro de que no ha viajado en el tiempo. Un gran salón con suelo de madera se abre paso ante nosotros. Las mesas rodean la pista de baile para quienes solo van a cenar y observar, y para aquellos veteranos que esperan que alguien les saque a bailar. Los camareros ataviados con chaleco negro y camisa blanca anotan sus peticiones en las libretas. Sus paredes podrían contar multitud de anécdotas, y es que cuando uno toma asiento es difícil no imaginar que pudiesen entrar a hacer una redada, que Penélope Cruz cantase como en “La Niña de tus ojos” o que Tarantino lo hubiese escogido como escenario cinematográfico en “Malditos Bastardos”.
Clärchens Balhaus engloba lo mejor de sus épocas, con una amplia carta de menú, podemos degustar desde pizzas hasta comidas típicas germanas, amenizándolos con una buena cerveza o la con la exquisita carta de vinos que ofrece.
Es un lugar de todos y hechos para todos, por ello ofrece de lunes a viernes clase gratuitas de Salsa, Cha cha chá, Tango, o Swing uno de los bailes que más éxito tienen los miércoles por la noche.
Si te apetece pasar una noche diferente, en un lugar diferente con un grupo de gente diferente, sin duda tienes una cita obligada en Clärchens Haus.

 

Más información:

http://www.ballhaus.de/

Por Sara Sanz, colaboradora especial de LaGonzo.

http://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2013/12/be_MG_6310_640x640.jpghttp://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2013/12/be_MG_6310_640x640-290x290.jpgjosecarlosBerlínViajesBerlin
¿Qué se puede esperar de un ecléctico Berlín dónde encontramos diferentes estilos arquitectónicos arropando esta inmensa ciudad? Cuando uno viene a Berlín como turista se suele ir de la capital con un sabor agridulce en los labios. Berlín encierra todo y mucho al mismo tiempo, y nos arropa con edificios...