DSC_0761
Purity Ring camina seguro por los escenarios checos.

Todo acabó con una ovación cerrada de un público joven y entregado que cubría unos buenos 3 cuartos de la sala Roxy. Que no hubiese bises o que el concierto durase exactamente solo una hora pareció no importar a los presentes que se dejaron llevar por el trabajo a las bases de Corin Roddick y los bailes y voz de Megan James. Todo eso acompañado por una espectacular puesta en escena donde el juego de luces tomó un papel capital, muy capital, durante toda la actuación.

En lo musical, asistimos a un perfecto ejercicio de ¨nuevo pop¨ que se disfraza con toques electrónicos y de apariencia alternativa pero que no deja de ser la mejor forma de vender en la actualidad. Curioso además que tan solo 2 días después tocase en Praga la que en su día fue reina del género: Madonna.

Destacar además que otra vez, la productora Fource Entertainment se atreve con los conciertos más arriesgados para el público checo. Si en verano Alt-J fue un éxito absoluto, ahora Purity Ring no se le quedó atrás. Centrándose en el público y sonidos más jóvenes, están renovando la escena musical praguense trayendo a nombres que hace un año no esperaríamos. Crucemos dedos y veamos si algún día por ejemplo podemos disfrutar a Bon Iver en estas tierras, estamos seguros de que volverán a girar.

DSC_0974

Redacción: Antón Ben

http://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2015/11/DSC_0761-1024x679.jpghttp://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2015/11/DSC_0761-290x290.jpgLa Gonzo PragaConciertosPragaprague,praha
Purity Ring camina seguro por los escenarios checos. Todo acabó con una ovación cerrada de un público joven y entregado que cubría unos buenos 3 cuartos de la sala Roxy. Que no hubiese bises o que el concierto durase exactamente solo una hora pareció no importar a los presentes que...