Colours of Ostrava se despidió a lo grande clausurando su edición de 2014 con las actuaciones de John Butler Trio, The National y John Newman.

Era domingo y unos pocos ya habían hecho las maletas pensando quizá que tres días de festival ya eran suficientes, que ya no había más artistas por los que mereciera la pena quedarse y la mejor opción era irse a descansar para el lunes volver al trabajo fresco como una lechuga… pues ¡muy mal! Colours of Ostrava se guardó lo mejor para el final y los que estuvimos allí hasta el último minuto lo pudimos comprobar. Antes del último sprint de conciertos, hicimos un pequeño paréntesis musical y aprovechamos la oportunidad de hacer un tour por la fábrica de Vítkovice, donde había habilitado un funicular que te llevaba hasta lo alto de una de las torres más altas de la planta. Desde allí, se podían ver muy de cerca los hornos y chimeneas que se utilizaban antiguamente para fabricar el metal, además de disfrutar de una bonita vista del recinto.

Había también que dosificarse un poco después de la intensidad de los días anteriores, por lo que decidimos tomar un descanso en una de las zonas verdes (de las muchas que había), y ya de paso, cargar la batería de nuestros teléfonos en la “charging area”, donde dejabas tu teléfono y te daban un numero para que vinieras a recogerlo en pocas horas (la gente de la organización estaba en todo).

Ya con las pilas y baterías cargadas, el sol empezaba a caer y la gente se iba aglomerando frente al Česká Spořitelna Stage, esperando la aparición de John Butler Trio. Para el que tuviera dudas de si este grupo encaja en un festival de este tipo, ya podemos decir que sí, y de sobra. El virtuoso guitarrista australiano literalmente se salió, ofreciendo un concierto muy entretenido y divertido en el que metió Funk, Folk y Rock en la misma caja y se ganó la confianza del público a los pocos segundos de comenzar, sin duda uno de los mejores conciertos del festival. John Butler iba en todo momento acompañado de Grant Gerathy a la batería y Byron Luiters al bajo, pero tuvo su momento en solitario cuando interpretó “Ocean”, una canción que puso a más de uno los pelos de punta y obtuvo una de las mayores ovaciones que se habían visto durante todo el fin de semana.

Todavía con la luz del sol de fondo fue el turno de The National, que fueron de menos a más comenzando en tono suave con temas de su ultimo álbum “Trouble Will Find Me” (2013), donde hay que mencionar que su vocalista Matt Bergninger se olvidó por momentos de la letra de “I Should Live in Salt”. Puede que alguien en la primera fila le echara un cable con aquello, ya que al concluir la canción tuvo la amabilidad de regalar su botella de champán a los que estaban allí (¡que tío más majo!). El concierto iba subiendo poco a poco de volúmen y ya se empezaban a escuchar canciones más conocidas como “Bloodbuzz Ohio”, “England” o “Fake Empire”, pero el momento cumbre llego cuando empezó a sonar “Mr. November” y Bergninger decidió saltar a la zona del público y empezar a recorrérsela de un lado a otro sin parar. Momentazo cuando le veías a través de las pantallas moverse ante tal masa de gente, y de repente te lo encontrabas a menos de un metro de distancia con micrófono en mano mientras el público que iba dejando atrás se iba pasando el cable que él arrastraba para poder ayudarle en su marcha. Ante la imposibilidad de volver al escenario cuando la canción había concluido, no tuvo más remedio que interpretar el último tema (“Terrible Love”) de la misma manera que el anterior, un momento simplemente genial que conllevó a otra gran ovación. La nota triste fue que no ofrecieron ningún bis, pero también es cierto que comenzaron con unos minutos de retraso y eso en algunos festivales no se perdona. No obstante, The National hizo un gran concierto y disfrutó del escenario que presentaba el atardecer en Vítkovice, del que su guitarrista Bryce Dessner dijo textualmente poco después de comenzar la actuación:

“It’s a pleasure to be here, playing in this amazing place”.

El artista encargado de clausurar el festival fue John Newman, del que no hay nada importante que destacar ya que fue un show más cargado de marketing que de música: canciones normales, mucho bailoteo y postureo pero ninguna voz prodigiosa, eso sí, supo cómo ganarse al público ya que éste se volcó con él. Antes de ofrecer como bis su conocido tema “Love Me Again” para cerrar su actuación, salió al escenario con cigarro en mano y mirada desafiante, he ahí un “chico malo”. La verdad es que después del listón tan alto que dejaron The National y John Butler Trio, esta actuación dejo un final agridulce en lo que a conciertos se refiere.

 

 
Colours of Ostrava es un festival sin demasiada promoción internacional, ya que la inmensa mayoría de sus patrocinadores son locales o del país vecino, sin embargo, puede que sea la razón (o una de ellas) por la que el ambiente que muestra es bien distinto al de otros festivales en Europa. Aquí se podían ver muchas familias con niños, y también gente mayor que no venía solo a ver como se lo pasan los chavales mirando unos conciertos, sino a disfrutar como si de las fiestas del barrio se tratara. Hubo muchas cosas que tuvimos que pasar por alto debido a la falta de tiempo, como presentaciones de libros, ciclos de cine, foros de debate, espectáculos de circo… un sinfín de acontecimientos orientados a todos los públicos que hacen que Colours of Ostrava sea mucho más que un festival de música para la gente joven. Si a las tres de la mañana (hora de cierre del recinto) te quedabas con ganas de fiesta, siempre podías ir a la carpa de “afterparty” que había instalada en la zona de acampada a quemar el último cartucho y encontrarte con toda clase de gente, como a un tío sin camiseta con sombrero de paja que toca el violín y se marca una “Jam session” en medio del bar (true story).

Desde La Gonzo hacemos un balance muy positivo de un festival que, además de grandes conciertos te ofrece comida y bebida barata, transporte con buena comunicación, zona de acampada bien equipada, múltiples servicios y muchos operarios dispuestos a ayudarte aunque algunos de ellos las tengan que pasar canutas defendiéndose con el inglés. Nos despedimos con la estupenda noticia de que ya se han confirmado las fechas para el Colours of Ostrava 2015 del 16 al 19 de Julio, y desde ya estamos contando los días para volver a estar allí.

¡Nos vemos en el Colours 2015!

Fotografía: Antón Ben

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colours of Ostrava
Ostrava, Vítkovice, 17-20 de Julio 2014
http://www.colours.cz/

La Gonzo PragaConciertosPragaprague,praha
Colours of Ostrava se despidió a lo grande clausurando su edición de 2014 con las actuaciones de John Butler Trio, The National y John Newman. Era domingo y unos pocos ya habían hecho las maletas pensando quizá que tres días de festival ya eran suficientes, que ya no había más...