DSC_0104
El teatro Hybernia de Praga se quedó pequeño para recirbir al fundador de Porcupine Tree, que puso al público en pie tras una gran exhibición de más de dos horas.

Doble sorpresa de los organizadores del evento, que comentaban esa misma tarde que para nada esperaban que las entradas se agotaran, y de forma tan repentina. Tras salir a la venta, en menos de un mes ya se había vendido el 90%, y pocos días después varios rezagados iban suplicando por una entrada en foros y redes sociales. Pero cierto es que el rock progesivo no es lo que más se lleva República Checa, otras bandas como Dream Theater o Anathema no consiguieron agotar las entradas el pasado año, ofreciendo incluso un precio más asequible.

El propio Wilson admite que sus shows son algo caros, pero lo atribuye principalmente a las proyecciones que van adjuntas a cada canción, imprescindibles para apreciar el más profundo sentido de éstas. La conexión con el público praguense fue directa y la película de una joven chica perdida en la ciudad era el principal conductor del setlist de “Hand Cannot Erase”, su más reciente trabajo. Este nuevo show está cargado de conmovedoras historias que se transforman en soberbios temas interpretados por una banda de sobresaliente, de 10, hasta de 11  se podría decir… Sin abusar de la pirotecnia musical (porque eso es algo que a Wilson no le gusta demasiado), los impresionantes solos de guitarra de Guthrie Govan o los ritmos imposibles de Marco Minnemann a la batería se compenetraban a la perfección con el guión de Steven Wilson, que una vez más ha escrito y compuesto todos los temas, y ha decidido repetir prácticamente la misma fórmula que en su anterior gira con Nick Beggs (bajo, coros) y Adam Holzman (teclados), pero esta vez sin Theo Travis (flauta/saxo).

DSC_0294Sus anteriores trabajos tuvieron también un gran protagonismo; “The Watchmaker” conllevó a un largo aplauso en mitad del concierto que Wilson (aparentemente sorprendido) quiso agradecer con un amable discurso ante tal muestra de cariño, que al parecer no pudo encontrar la noche anterior en Viena. Como giño a los fanáticos de Porcupine Tree, interpretó “Lazarus” y “Sleep Together”. Para terminar, con “The Raven that Refused to Sing” sacó toda la potencia de su voz y habilidad en la guitarra, ambas expresadas en un sentimiento de rabia que levanto al instante a los espectadores de sus asientos nada más finalizar la pieza.

Ante tal magnífica relación público-artista, no sería de extrañar que Steven Wilson se volviera a dejar caer por estas tierras, pero esperamos que esta vez los promotores tomen nota y elijan un espacio más amplio, sinceramente hay que compadecerse de aquellos que no llegaron a tiempo para comprar una entrada. Por suerte su gira europea continua en los proximos meses y a principios de otoño volverá por el viejo continente con fechas aún por confirmar. Sea o no de tu estilo, es un espectáculo exclusivo que merece la pena ver.

Fotografía: Antón Ben

Steven Wilson, Divadlo Hybernia (Praga)
5 de Abril de 2015
Organizado por Nucoast

http://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2015/04/DSC_0104-1024x680.jpghttp://www.lagonzo.es/wp-content/uploads/2015/04/DSC_0104-290x290.jpgLa Gonzo PragaConciertosPragaprague,praha
El teatro Hybernia de Praga se quedó pequeño para recirbir al fundador de Porcupine Tree, que puso al público en pie tras una gran exhibición de más de dos horas. Doble sorpresa de los organizadores del evento, que comentaban esa misma tarde que para nada esperaban que las entradas se...